Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

Nuevo disco de Cochebomba: un paseo por la inmensidad existencial humana

Por Javier Guerra Ortego.

En plena pandemia, la banda talquina nos invita a viajar sin salir de casa con el lanzamiento de Páramos, su segundo álbum de estudio ya disponible en todas las plataformas digitales y que fue registrado en Asceta Estudio por Camilo Oyarzún y masterizado por Francisco Holzmann en Clio Mastering.

Cochebomba es una banda con un sonido bastante fresco, experimental y que no dejan de sorprender gracias a sus seis integrantes, todos muy capos en lo que hacen y lo han demostrado no sólo en sus grabaciones anteriores, sino también en todos sus conciertos por la zona central del país.

Clepsidra es el track que da inicio a esta nueva placa, una canción instrumental con un sonido exquisito que prepara la mente para lo que viene -y además da tiempo preciso para enrolar-. Y no digas que no te avisé, porque luego viene La Crisis, primer adelanto que dio la banda el año pasado, marcada por la oscuridad de sus bases, de su lírica y de un bajo omnipresente que te atrapa.

“Si no aprendo a volar de aquí a mañana, será un suicidio”, dice la letra de Dios es Republicano, otra canción hecha para volar mentes y dejar de vivir en un vaso de agua.  Acá la guitarra tiene un rol fundamental, al principio me hace recordar esas cuerdas potentes del OST de Robotech –con el sonido único de Cochebomba-, pero luego, en el verso se traslada hacia otra dimensión, como me hacía viajar Stephen Carpenter de Deftones en la adolescencia.

A continuación viene Monstruo del Lago Ness, otro track instrumental, perfecto para enlazar la potencia anterior con la tranquilidad de la siguiente: Nado Sincronizado. Este fue el segundo adelanto que publicó la banda antes de presentar el disco y que generó buenas críticas por los medios nacionales. Acá es donde más siento lo afiatados que están como agrupación, todos con un rol similar e indispensable, funcionando como uno, como lo he visto en vivo.

Finalmente llega Páramos, el clímax de siete minutos y medio que da nombre a este nuevo álbum y que imposibilita el quedarse sentado escuchando. Así que toma tus audífonos, conéctalos a tu dispositivo móvil y ponte a bailar mientras te sigo contando sobre él. Acá su vocalista rapea como si no existiera un mañana, pero no queda en solo eso, más adelante todos toman el control y nos hacen volver a sentir esa conexión que sólo se logra cuando una banda disfruta realmente lo que hace.

En general, este nuevo disco es un paseo por la inmensidad de la existencia humana y el infinito vacío en que nos ha sumergido este sistema deshumano y avasallador, un mensaje más que realista y abridor de mentes. Es por eso que fue lanzado a través del sello Sultan Discos, casa especializada en detectar joyitas del under nacional. Así, se suman a un portafolio que incluye proyectos renombrados como Las Brumas, Los Estadios Vacíos, Columpios al Suelo y más.

Escucha Páramos aquí