Verdades incómodas sobre la muestra «de» Banksy en Chile

Texto y fotos por Andréa León P.

-Pensamos que la versión original de este artículo cumplía con todos los requisitos: investigación sobre la obra del artista inglés, comunicación con los organizadores del evento y la entrevista de rigor con su curador. Pero al pulsar el punto final del texto, surgieron muchas preguntas que nos hicieron ruido y decidimos seguir indagando para ofrecer una mirada crítica. Nos debemos a nuestros lectores, porque ejercemos la labor periodística con rigor y responsabilidad por los contenidos que emitimos. Fuimos a Santiago a ver la exposición en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) y esta es nuestra conclusión. 

Algunos datos de contexto: 

-Si Banksy pudiera plasmar uno de sus stencils sobre el planeta, lo haría. A pesar de su anonimato, es considerado uno de los artistas urbanos más influyentes a nivel mundial por su inconfundible estilo y su perspectiva política y social. ¿Pero quién es realmente? Nadie lo sabe. Lo que es casi seguro es que nació en Bristol en 1973 y comenzó a pintar en los 90 en ciudades como Brighton, Londres, Valencia, San Francisco, Belén y Nueva York, generando un movimiento cargado de adrenalina, sentido de pertenencia, compañerismo y riesgo. Se trata de un oficio participativo que explora dimensiones y técnicas conectándose con los ciudadanos. 

-Quien fue parte de un episodio de Los Simpson el 2010, utiliza los muros como un poderoso medio para criticar el capitalismo, el consumismo, la monarquía, la religión, la guerra, la migración, el uso de armas y la obsesión por la seguridad, mediante imágenes universales e irónicas que perturban, asombran y muchas veces sacan una sonrisa. Su gran referente es el padre del stencil, el francés Blek Le Rat, quien sigue más vigente que nunca y que en los 80 ya plasmaba sus icónicos roedores en las calles parisinas. 

-Banksy logró darle visibilidad al arte callejero para que sea reconocido por su valor artístico, técnico y estético. Esto se transformó en un fenómeno sin control. Sus obras se han vendido en millones de dólares en exclusivas casas de subastas, mientras él sigue siendo un detractor de los museos y galerías que ha intervenido de incógnito. 

Y ahora vamos con nuestro análisis: 

-En su página web, Banksy  no autoriza este tipo de actividades: “El público debe saber que recientemente se ha producido una oleada de exposiciones de Banksy, ninguna de las cuales ha sido consentida. Se han organizado sin el conocimiento ni la participación del artista. Le rogamos que las trate como tales”. Esta información se complementa con el título “Fake” y un listado de las muestras realizadas en diversas ciudades del mundo junto con el precio de la entrada.  Mientras, el  GAM en su sitio comunica: «La exposición no está autorizada por Banksy ya que es un artista anónimo. Ninguna de las exposiciones que se realizan en todo el mundo están autorizadas por Banksy. La empresa Banksy Pest Control conoce y confirma el contenido de la exposición». En la información de prensa que nos envió la productora Red Eyes no figura esta advertencia. Por su parte, en una entrevista con este medio, el curador y muralista mexicano, Guillermo Quintana, dio su punto de vista respecto a este tema:  «Bueno, a lo mejor esta pregunta nos la podrá responder Banksy, pero ¿quién es Banksy? Y lo más importante es sentir como (…) tú eres Banksy ¿no?, yo soy Banksy y todos somos Banksy al final de cuentas. Lo que hay que entender acerca de él (…) es el mensaje (…). Y este es un tributo inclusive a nosotros mismos de seguir creciendo como sociedad».

-Banksy Pest Control es la oficina que representa al artista de manera exclusiva. Se encarga del papeleo y las ventas, emite certificados de autenticidad y lleva un registro detallado de todas las obras de arte. Es el único punto de contacto con el artista. Respecto a este tipo de muestra la entidad informa: “Banksy no tiene NADA que ver con ninguna de las exposiciones actuales o recientes y no se parecen en nada a una auténtica exposición de Banksy. Puede que sean una mierda, así que por favor, no vengas a pedirnos un reembolso”. 

-La exhibición contiene piezas originales certificadas y que forman parte de una colección privada. Se trata de grabados, litografías, esculturas, stencils, serigrafías, óleos y pinturas realizadas con técnicas mixtas. Para que se entienda: hay obras que originalmente aparecieron en muros y que después el artista reprodujo en distintos formatos y soportes que fueron vendidos de manera legal.

-Si bien estas obras son de propiedad privada, en Chile la Ley 17.336 sobre Propiedad Intelectual establece que “los derechos de autor son inalienables y no se pueden ceder. Sí pueden heredarse”. Por un lado, está el propietario de una pintura y por otro está el artista que es dueño de los derechos de autor sobre la pintura en este caso.  En ese sentido, el artículo 37 de la misma ley agrega: “La adquisición, a cualquier título, de pinturas, esculturas, dibujos y demás obras de artes plásticas, no faculta al adquirente para reproducirlas, exhibirlas o publicarlas con fines de lucro”. ¡Bum! Nuestros cerebros estallan en mil pedazos:  la entrada para público general tiene un valor entre $10.000 y $15.000 según el día (más un cargo por servicio que fluctúa entre $1.200 y $2.250). Los estudiantes pagan $8.000 presentando el pase escolar…sin otro descuento aplicable…

-¡Pow!, otra transgresión al artículo 37 ya citado.  Al finalizar el recorrido existe un punto de venta de afiches, poleras, gorros y polerones que usan el nombre y las imágenes de las obras del autor. Banksy Pest Control aclara: “Banksy hace arte, que en general puede definirse como algo que no existía antes y que funciona en un lugar concreto. El merchandasing es tomar una de estas obras de arte y pegarla en un marco para fotos o en un portarrollos de papel higiénico. Banksy no hace merchandasing. Así que, extrañamente, si algo parece un ‘producto Banksy’, casi seguro que no lo es”. Asimismo, respecto al uso de la imagen, esta oficina garantiza que “puedes utilizar las imágenes de Banksy para tu diversión personal y no comercial. Imprímelas en un color que combine con tus cortinas, haz una tarjeta para tu abuela, preséntalas como tu propia tarea, lo que sea. Pero ni Banksy ni Pest Control conceden licencias de las imágenes del artista a terceros”. Esto también nos hace pensar en las piezas gráficas instaladas tanto en la fachada del GAM como en el ingreso a la carpa que alberga la exposición. 

-Finalmente, si alguien cree saber quién es Banksy, los representantes del artista inglés hacen una invitación: “Genial, Banksy agradece enormemente cualquier sugerencia y actualmente está luchando con esa misma pregunta. Por favor, escriba ‘crisis existencial’ en el asunto del correo electrónico”.

No hay nada más que agregar señor juez.   

 

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Lo último

NOTICIAS RELACIONADAS